martes, 24 de febrero de 2009

De vuelta

Entre el trabajo que he tenido acumulado y que esta semana pasada he estado de peregrinación en Tierra Santa, he desatendido el blog más de lo razonable. Incorporado de nuevo a la rutina, espero poder mantener un nivel aceptable de entradas en lo sucesivo y eso aun cuando considero presuntuoso por mi parte pensar que alguien puede haber echado de menos mis comentarios.

Sobre la peregrinación en Tierra Santa ya escribiré una entrada sobre el particular, pero sí que quiero adelantar que ha sido enormemente reconfortante seguir las huellas de Cristo y estar en los lugares donde él estuvo: oler, tocar y saborear la riqueza simbólica y el misticismo que impregna los Santos Lugares. Ahora que he vuelto, no me explico cómo podía vivir sin ello y comprendo lo necesario que resulta que el Papa vaya allí en mayo a apoyar por todos los medios a la castigada comunidad cristiana de Palestina.

En otro orden de cosas y en primicia, anuncio por este medio que mi mujer -furibunda antimalthusiana- y yo mismo, hemos sido bendecidos nuevamente con un nuevo hijo/a (el cuarto) que nacerá D.m. el septiembre próximo. Esta circunstancia puso en riesgo nuestro viaje a Tierra Santa, pero gracias a Dios y al fervoroso médico católico de mi mujer -empeñado en que fuéramos-, no ha resultado ser un impedimento. Daré buena cuenta a través de este blog de los comentarios, consejos e impertinencias de todo tipo que escuche en próximas semanas. Teniendo en cuenta que mi hija mayor cumplió 3 años el noviembre pasado... las prometo muy divertidas.

Un abrazos

6 comentarios:

Ignacio dijo...

No se echa de menos, pero viene bien que de vez en cuando asomes la cabeza.

No tengais un hijo contra Malthus, tenerlo porque lo quereis!!!!!!

Enhorabuena

Embajador en el Infierno dijo...

Muy bien por el niño. Enhorabuena a los dos.

Seneka dijo...

¡Que el Buen Dios os bendiga!

Doble alegría, y doble responsabilidad, porque ya nos has hecho partícipes de ambas cosas y "ya no te perteneces a ti mismo", jejeje...

Un abrazón

nidixinipixi dijo...

Gracias a todos.

Ignacio, si te soy sincero, no creo que mi esposa caiga en la cuenta de quien ese Malthus, pero estoy seguro que no se llevarían bien.

Seneka, como ves he copiado tu plan de pensiones. Espero una TIR atractiva.

EL ADALID DIGITAL dijo...

¡Desde luego! Con la de gente que hay en el mundo muriéndose de hambre y vosotros sin parar de tener hijos... ¡Qué poca vergüenza!

Enhorabuena y un abrazo.

PD Malthus es que no sabía como se hacía lo de los hijos...

Requeté Català dijo...

MUCHÍSIMAS FELICIDADES

TIERRA SANTA TIENE....... "ALGO" ¿VERDAD?

Dios mediante me voy para aquellos lares dentro de un mes, a trabajar, con mucha alegría de pisar por vigésimo octava vez esa Tierra.

Un abrazo.