sábado, 17 de octubre de 2009

Se consuma la ignominia del 17-O

Mientras en el escenario unos niños recordaban a los cientos de miles de niños asesinados durante los años de Gobierno del Partido Popular (1996-2004), el que fuera presidente del gobierno durante esos años se daba un baño de masas:



Preguntado por Intereconomía por si pudo haber hecho algo más en sus años de gobierno, la respuesta ha sido:

"Yo estoy aquí en contra de lo de los 16 años de la nueva ley"

También estuvo Cospedal (la del debate no es si el aborto sí o aborto no), que ha acudido a la marcha por la vida porque ella sabe mucho del tema, tanto que seguramente todavía tenga por ahí unos hijitos congelados de cuando decidió someterse a la fecundación in vitro (eso si es que son suyos). Pero allí estaba ella como la más pro-vida de lo más, también saludada y recibida con entusiasmo por la masa.

Todo esto se ha producido gracias a la manipulación de los organizadores y de HO que con el pretexto de no politizar, han conseguido precisamente lo contrario, politizarla en favor del PP que ha recurrido a sus caras más sonadas (caraduras en realidad). El resultado está a la vista y al gobierno le ha faltado tiempo para hacer referencia a la hipocresía de las derechas que se manifiestan contra el aborto cuando gobiernan las izquierdas. Pepiño ha ido más allá y ha dado en el clavo:

"Cuando gobernaba Jose María Aznar se practicaron más de 500.000 abortos y el PP y la derecha no decían absolutamente nada".

La única opción que teníamos para recuperar algo de credibilidad era que hubiera habido algún conato de agresión, sonora pitada o algún reproche en los discursos. Sin embargo, no solo no ha ocurrido nada de esto (salvo que no me haya enterado que todo puede ser) sino que encima algunos defensores de la vida, ataviados para la ocasión, no han dudado en retratarse con los siniestros personajes del PP que extrañados de tanto entusiasmo, recordaban los días en que estuvieron preocupados por perder un electorado tan dócil.

¡Enhorabuena Benigno!

9 comentarios:

brigante dijo...

¡Qué vergüenza! Menos mal que aún quedáis algunos que decís las cosas claras.

Maestro Gelimer dijo...

Ahí está el amigo de las medias tintas. No tienen vergüenza estos pelagatos de centrodesecho reformista.

Luis y Mª Jesús dijo...

A mi tampoco me ha gustado nada esas "muestras de civismo", hubiera preferido que el señor Aznar se quedara en casa, salvo que se hubiera arrepentido, pero no estoy de acuerdo en que la manifestación haya sido un fracaso, creo que ha sido un éxito.
Contestando, con todo cariño, a tu comentario, evidentemente si somos católicos vamos como católicos porque es una vocación que inunda todas las esferas de la vida, los que como Bono tienen parcelitas de catolicismo son unos farsantes, otra cosa es que la manifestación estuviera convocada para todos, católicos o no, que entendieran que CADA VIDA importa.
Lo que se trataba es de dejar claro que sobre el aborto no existe el consenso social que la Cospedal pretende, diga lo que diga esta petarda es evidente que no fue esa la realidad que se reflejó allí.
Quizá tengas razón y redacté mal el post, por supuesto que voy como católica porque no puedo ir como otra cosa, pero ésta no era una manifestación convocada por la Iglesia Católica.
Te copio y pego el comentario que dejé en el embajador del infierno, donde, por cierto, da 10 pinceladas sobre la manifestación que te gustarían.
"Me encuadro en el grupo de la buena gente (al menos lo pretendo) que ya desde principios del 82 se manifestaba en contra del aborto y que se olía que detrás de aquella pretendida despenalización de casos extremos para evitar que las embarazadas fuesen a la cárcel había algo más (nunca pensé que tanto). Acababa de terminar la carrera y me preguntaba si no era suficiente con el aborto "honoris causa" o el juego de las atenuantes y eximentes. Hubo manifestaciones (autorizadas o no) y sentadas y con el paso de los años algunos nos quedamos atónitos cuando comprobamos que tirando del hilo se montó una productiva empresa abortiva y, con ayuda del gobierno de turno, o al menos sin su oposición, el número de abortos creció hasta convertirse, según dicen algunas voces interesadas, en una la realidad social. Mientras en Navarra no se practicó ningún aborto porque se denunciaban y perseguían los supuestos que no se acomodaban al tipo en otras autonomías el número crecía incesantemente.
La Cospedal podrá decir lo que quiera pero es clamor de los que estábamos allí es patente para todos: no existe consenso sobre el aborto, sobre ningún tipo de aborto. Cada cual puede interpretar como quiera pero el lema de la manifestación era CADA VIDA importa y a aplaudir ese lema acudimos la inmensa mayoría."
Un abrazo

cambiaelmundo dijo...

No estoy de acuerdo con este análisis; damos demasiada importancia a los políticos; fue una manifestación apolítica, estuve allí y eso fue lo que vi; los organizadores dijeron bien claro que vamos a que no se produzca ningún aborto, y que queremos una ley para la vida; el mensaje es para todos los políticos, de yodos los colores.

¿Acaso si no salimos a la calle durante el gobierno del PP -cosa no del todo cierta- no podemos salir ahora? No podemos caer en el argumento del Gobierno.

No me encontré con ningún político del PP esa tarde (éramos más de cinco o seis); pero de haberlo hecho, hubiera aprovechado para advertirle, educadamente, de que esta manifestación también va por ellos.

En resumen, me pareció un éxito, como explico en mi blog; y Benigno Blanco me merece todos los aplausos: es muy fácil criticar, mucho más que ponerse a trabajar por la vida.

DasGretchen dijo...

Lógico que fuesen Aznar o Cospedal.
¿Y porqué no iban a ir?

Nicolas Astigarraga dijo...

Lo mejor de todo es cómo has titulado las fotos. Muy bueno

nidixinipixi dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
nidixinipixi dijo...

A cambiaelmuundo.

El problema es precisamente ese. Si la manifestación fue apolítica fue un fracaso. Si no hay fin político (retirada de una propuesta ley y derogación de otra), dime tú qué sentido tiene manifestarse. Para poner luz y color, me doy un paseo por el parque.

La manifestación quiso no ser política (lo que es un absurdo como he dicho) y resultó ser partidista, lo cual es nefasto, porque debiendo ser política, no tiene porque ser partidista pero sí lo es, que al menos sea de partidos pro-vida y no de partidos abortistas.

A Mª Jesús:

El consenso social me importa poco.

A Nicolás:


Gracias, pero no me lo curré mucho.

cambiaelmundo dijo...

Vale, donde pone "apolítica" pon "apartidista". Sigo pensando que el PP no copó esta manifestación, y que ya saben que en adelante no cuela con no hacer nada para mejorar.