jueves, 25 de septiembre de 2008

Proliferan mejillones hermafroditas y peces bisexuales en Vizcaya

Aquí.

Resulta curioso que lo que en unos animales es una enfermedad producto de la contaminación ambiental, en la raza humana es solo una inclinación natural, y no una distorsión afectiva y emocional del sujeto que lo padece.

Supongo que los ecologistas, muchos de ellos gays, estarán preocupados por la perpetuación de esta especie.

1 comentario:

Seneka dijo...

Muy buena observación. Te enlazo.